Cómo medir mis resultados

En Fitness por mamasyfitnessDejar un Comentario

Buenos días! Como ya os adelanté en las redes sociales, me apetecía mucho hablar sobre este tema y es que es algo que considero básico para todas aquellas personas que comienzan a entrenar o que llevan un tiempo entrenando pero no lo hacen correctamente.

Creo que todos conocemos bien las básculas ¿en qué casa no se tiene como mínimo una báscula mecánica de las de toda la vida? O cada vez se da mas a menudo que muchos usuarios de a pie, tengan básculas profesionales a las que sólo les falta hacerte un análisis de sangre?

Ponte en situación: llevas un par de días entrenando, llegas a casa y después de la ducha te pesas para ver si lo que estás haciendo tiene resultados medibles: ERROR!!! Y de los gordos!

Yo creo que no existe persona que no lo haya hecho (incluida yo misma antes de dedicarme a esto) pero el dato que nos aporta esa medida no es fiable. ¿Por qué? Pues porque el peso que nos dará como resultado va a depender de muchas cosas y la diferencia con nuestro peso inicial (tanto para bien como para mal) no tiene por que deberse a un entrenamiento y a una dieta incorrectos.

Es normal que si llevas un tiempo inactivo y comienza a entrenar de nuevo o si no lo habías hecho nunca, el cuerpo retiene líquidos para poder ir aumentando la demanda de masa muscular que necesita; vamos que necesita almacenar algunas cosillas para poder fabricar aquello que le estamos demandando. Esto puede hacer que te mantengas en tu mismo peso o incluso que aumentes respecto al peso inicial.

Por otro lado nuestro cuerpo tiene grasa y músculo. si estás siguiendo un programa de perdida de grasa y aumento de masa muscular tienes que tener en cuenta que el mismo peso no implica el mismo volumen. Es decir: 1 kilo de cualquiera de los dos siempre será un kilo, pero el volumen de la grasa con respecto al músculo va a ser casi el doble. Por lo tanto el músculo pesa más y aunque en volumen no se aumente, si que lo hará tu peso corporal. Ahí es donde intervienen otras mediciones complementarias (como las de las básculas supersónicas) tales como el % de masa muscular, el % de grasa corporal y el % de agua.

Por lo tanto mis consejos son:

– Tomar como referencia un peso inicial desde el que empezar y a partir del cual estableceremos las comparativas.

– Usar la báscula una vez al mes para apuntar medición y hacer seguimiento

– No obsesionarse: nada de pensar el horario en el que te pesas, si acababas de comer o no, etc

– Pesarse en la misma báscula (no todas están igual reguladas) y en condiciones parecidas: ropa, horario, etc

– Tener como medidas de referencia la medición de tus contornos para complementar la información: pecho, espalda, muslos, etc

– Tomar una fotografía inicial y hacer una nueva en iguales características cada mes. Normalmente aquí es donde mejor vemos nuestros cambios.

– Comparar mentalmente nuestra ropa: cómo nos quedaba antes y después. Puede que tu peso en la báscula no haya variado pero tengas que hacerle un nuevo agujero a tu cinturón.

– Ten en cuenta todos aquellos factores que puedan influir: embarazo, postparto, hipertensión, hipotiroidismo…

Quiero enseñaros también qué cálculos suelen ser los más habituales para realizar valoraciones fitness, pero eso lo dejo para la siguiente entrada. Espero que esta info os sirva y que me contéis cómo os evaluaís vosotros!!!

Muchos besos y gracias por leerme. Recuerda que te espero en mi Instagram y Twitter

Dejar un Comentario