Cómo correr con tu bebé

En Fitness, Maternidad por mamasyfitnessDejar un Comentario

Desde que me quedé embarazada super que el ejercicio no iba a dejar de formar parte de mi vida y así fue hasta el última día antes de que el peque llegase. Y además también tenía como objetivo compartir esta afición con él.

Antes de nada quiero confesaros que nunca he sido muy de correr… Yo soy más de clases colectivas, de deportes con “compañía” y el running no me llenaba lo suficiente en ese aspecto, no me aportaba todo lo que yo buscaba.
Lo intenté con mi perra, pero ella iba como un caballo desbocado imposible de domar y yo no tenía paciencia para enseñarla tantas veces como necesitase antes de hacer los entrenos.
Así que en uno de mis paseos habituales con el peque, un dia me dije: “¿¿¿y si alternas el paseo con trote???” Y así lo hice. El resultado fue más que bueno: yo motivada y el peque se lo pasó pipa!!! Qué más se puede pedir???
A partir de ese momento han sido ya unas cuantas las veces que hemos ido juntos y si hemos parado un poco ha sido por el calor sofocante de Madrid que no se iba ni a las nueve de la noche…
Pero: ¿Qué se necesita para correr con un bebé? ¿Qué consejos puedo daros? Bien, empecemos con los básicos:
1- El Carro: si ya sois runners avanzadas os conviene tener un carro específico para esta actividad, cuyas características principales y que lo diferencian de los carros tradicionales son: ruedas de gran tamaño como las de las bicicletas y normalmente 3, manillar alto, freno (pero no el freno de un carro normal, sino uno abién parecido al de las bicis) y una muy buena amortiguación. Si no sois habituales y queréis empezar podeis hacerlo con vuestro carro siempre y cuando tenga algunas caracteristicas impreescindibles y sigáis algunas pautas de seguridad (dedicaré un post especifico)
2- El bebé: creo que ninguna saldría sólo con el carro pero sin niño dentro jajajaj Así que el bebé es fundamental. Hay que tener en cuenta que debe poder ir en la sillita, nada de capazo ni huevo/portabebés. Debe mantener su cabeza ya sujeta y con soltura, por lo que no hay una edad especifica, ya que esto depende de cada peque.
3- Equipamiento: como siempre un buen material marca la diferencia; así que ropa técnica transpirable, zapatillas adecuadas y agua para ti y para tu bebé.
Después del parto es importante dejar pasar un tiempo prudencial para comenzar a hacer ejercicio y sobretodo cuando éste es un deporte de inpacto como el running, ya que durante embarazo y parto toda la zona del suelo pélvico sufre bastante y podríamos empeorarlo. Como siempre el momento ideal para empezar de nuevo varía mucho de una mujer a otra, asi que yo os recomiendo que un fisioterapeuta especializado en suelo pélvico os haga una valoración post-parto para determinar en qué estado se encuentra vuestro cuerpo y a raíz de ello saber qué podemos hacer y qué no.
Cuando decidas, junto a tu medico, que es un buen momento, creo que es mejor comenzar alternando períodos de caminata con trote.
Podemos caminar desde las dos primeras semanas postparto así que no tienes por qué estar parada.
El truco es comenzar poco a poco e ir incrementando los tiempos que pasas corriendo (hablaremos también de la técnica con carro) hasta que pasados unos meses estés de nuevo corriendo como lo hacías antes.
En mi caso mi parto acabó con una cesárea como ya os conté, pero gracias al deporte me recuperé mucho más rápido.
En cuanto pude salir de casa comencé a dar paseos (buenos para mi y para el peque) y cuando me dieron vía libre para una vida fitness normal comencé a salir con el carro igual pero corriendo a ratos.
Y para acabar: no tengáis prisa, todo lleva su tiempo y lo más importante de todo es que disfrutéis juntos de la experiencia. No te obligues a algo que no te gusta (ya encontrarás la actividad que lo haga) y a tu bebé tampoco. Por encima de todo está vuestra diversión y seguridad.
¡¡¡Besos mamás en forma!!!

Dejar un Comentario